Header Ads

“Líderes negativos”

Aquí se agudizó y llevó a la tumba o al destierro a miles durante la guerra.
Por MARÍA AGUILAR

La noticia publicada en Prensa Libre, Temen estallido social en el norte de Huehue (sic), 30/08/14, es un ejemplo del uso de la estrategia: divide comprando con migajas o millones a miembros, líderes o autoridades de comunidades para mantenerlos enfrentados. A esta recurre el capital transnacional cuando peligran sus inversiones o millonarias ganancias ante la negativa de pobladores, muchos o pocos, conscientes y pensantes que tienen claro los impactos en sus territorios, que tendrán esos negocios para la vida, salud y reproducción de sus pueblos y de los ecosistemas de los cuales dependen para vivir. Esta noticia, también, muestra otra clásica estrategia: el uso de la prensa como arma del capital transnacional para fijar ideas ilógicas, que repiten una y otra vez, en voz de una de las partes, que acusa como responsable del estallido social a una sola persona: Rigoberto Juárez. ¿Es materialmente posible que una sola persona pueda crear un estallido social en la parte norte del departamento de Huehuetenango, que abarca siete de los 32 municipios y en donde vive poco más del 32 por ciento de la población total de ese departamento?

Acusar, usando diferentes estrategias, a un líder comunitario de que su voz y acciones socavan el Estado de derecho no es novedad aquí, ni en Latinoamérica, es práctica histórica con ejemplos documentados durante el siglo XX. Aquí se agudizó y llevó a la tumba o al destierro a miles durante la reciente guerra, pero a partir de que Guatemala instauró la “Democracia”, 1985, no ha dejado de exacerbarse reduciendo demandas sobre el derecho a la libre autodeterminación de los pueblos para decidir su futuro, que son sino acciones mínimas de respeto a la vida, pero terminan presentándose como conflictos entre: “líderes malos que no quieren el desarrollo y líderes buenos que apoyan megainversiones que darán trabajo, a unos cuantos, aunque terminen destruyendo su propia casa”.

En Guatemala articular la voz ante leyes o acciones que violan derechos elementales de vida es de pocas personas, por eso, sí cuestionar el statu quo o la historia que glorifica la muerte es ser negativo, entonces, Guatemala necesita más “líderes negativos”.

Columna de opinión publicada en elPeriódico, el 1 de septiembre de 2014


No hay comentarios.

Deja un comentario aquí

Con tecnología de Blogger.
Sitio trabajado por