Te gustaría apoyar este proyecto?

Mantener este sitio nos genera gastos, pero lo hacemos con la buena voluntad de informar. Sin embargo, nuestros recursos son limitados. Apóyanos con un donativo voluntario, nos será de mucha ayuda.
INICIO » , , » Despojo, movilización y represión en Santa Cruz Barillas.

Despojo, movilización y represión en Santa Cruz Barillas.

Publicado por Jolom Konob', a las 19:05 horas, del martes, 31 de marzo de 2015.

Visitasclick here
Santiago Bastos, Quimy de León, Nelton Rivera, Dania Rodríguez y Francisco Lucas

En toda América Latina, … los capitales transnacionales y locales actuaron en una forma que Harvey (2004) ha definido como la “acumulación por desposesión”, dado el nivel de prepotencia alcanzado en los procesos y en los resultados, al calor de toda la normativa neoliberal desplegada por gobiernos e instancias supranacionales.
Esta oleada ha afectado especialmente a territorios indígenas, que han respondido con una oleada de movilizaciones también desde el cambio de siglo (Eastwood, 2011).  Se ha puesto en marcha una nueva fase de organización y demandas indígenas.. y los Estados en general están respondiendo a estas movilizaciones con estrategias de criminalización de la protestas social (Korol y Longo, 2009; Romo, 2008).
En Guatemala todo este proceso se da en un contexto muy concreto: la salida del conflicto armado que por medio siglo sembró de muerte la vida política de Guatemala. La oligarquía de Guatemala salió reforzada de la crisis que supuso del conflicto armado, a través de unos acuerdos de paz que después no cumplieron (Hernandez Pico, 2005). En vez de sacar adelante la agenda de construcción de nación que éstos proponían, se avanzó en la apertura de la economía guatemalteca al mercado mundial a base de políticas neoliberales, aumentando así las históricas brechas sociales del país (Robinson 2003).
Ante estas amenazas, muchas comunidades respondieron. Después de varias décadas de organización local y comunitaria, después de un proceso de “concientización” y un genocidio; después de veinte años de escuchar hablar de derechos humanos y derechos indígenas, de Convenios y Constituciones, de “democracia” y “rostro maya”, las comunidades se organizaron ante la generalización del modelo extractivista.
….
Los sucesos ocurridos en la localidad huehueteca de Santa Cruz Barillas a raíz del proyecto de  instalación de la planta hidroeléctrica Qambalam I por la empresa Hidro Santa Cruz, son una muestra de todo esto. En ellos se puede apreciar las formas concretas en que se ha dado esa rearticulación desde los espacios comunitarios; y también de las respuestas que se han dado desde la empresa y el Estado a las movilizaciones que cuestionan estos proyectos. … Dado el carácter de este libro, nos vamos a centrar más en estas últimas dinámicas; que además están convirtiendo a Barillas en un caso paradigmático de criminalización de la protesta social en Guatemala.
….
….
Cuando a mediados de 2011 empezó a gestarse el proyecto del cual este capítulo es uno de los resultados, el objetivo que teníamos era sistematizar y analizar el procesos de movilización que veíamos que se estaban dando en las comunidades –sobre todo pero no únicamente indígenas- de todo el país desde hacía unos años. Era un momento en que las consultas comunitarias mostraban que en estos espacios se vivía un gran dinamismo organizativo. Después, las respuestas gubernamentales empezaron a ser cada vez más contundentes.  En el momento de escribir estas líneas, en Barillas la dinámica está abierta, no hay nada concluido ni se sabe hacia dónde puede derivar. Pero las perspectivas, dentro del contexto nacional, no son buenas.
En toda América Latina, en lugares como Barillas, empresas como Hidro Santa Cruz han llegado y siguen llegando con la lógica del capital como única guía: obtener el máximo de beneficios.
Por eso las comunidades se defienden para evitar el despojo de sus espacios de vida. En el contexto de violencia, desorganización y desarraigo que se vive en la Guatemala rural, estos pedazos de tierra, estos ríos y estas cascadas son en muchos casos prácticamente lo único propio que tienen para sobrevivir y para sentirse personas. Porque el despojo es mucho más que un asunto económico, y cuanto más fuerte sea el arraigo en el territorio, más fuerte será la resistencia a abandonarlo o dejar que se degrade. Y lo defienden desde los términos desde los que los viven: su historia, su significado, su memoria
Para estas empresas y para los gobiernos que los apoyan, estas comunidades no son vistas como esos Pueblos Indígenas sujetos de derechos que ellos reclaman ser Castillo, 2010). Más bien los siguen viendo como “indios”, sujetos -más bien, objetos- coloniales sin derecho ni existencia propia.  De ahí el desprecio por ellos: no informan, no consultan, no les importa en absoluto lo que pueda pensar o sentir sobre su territorio o su futuro. No tienen nombres, nos son individuos, ciudadanos con derechos, sino ocupantes de espacios a los que se puede comprar…. y si hace falta, se les priva de libertad y la vida sin mayor problema: todo es bueno para poder obtener el beneficio


ESTE CONTENIDO TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Comparte este artículo :

Deja un comentario sobre esta publicación

Aq'kan junoq ah nab'al yib'antoq jun ab'ix ti

 
Publicaciones realizadas por
Copyright © 2012. JOLOM KONOB' - Derechos reservados

Sitio trabajado por