Header Ads

Desnutrición en San Rafael


Publicado en elPeriódico el 16 de julio de 2012



Mucha más hambre que cero en San Rafael La Independencia

Seis meses después de iniciado el gobierno de Otto Pérez Molina, el programa Hambre Cero significa poco en un municipio pobrísimo de Huehuetenango.

Ampliar imágenEPFoto:  ALEX CRUZ > ELPERIÓDICOCuatro alumnos de la escuela Pucpalá van rumbo a clases temprano por la mañana. Ocho de cada diez niños del municipio están desnutridos.
A 356 kilómetros de la ciudad capital, 164 niños asisten todos los días a la Escuela Oficial Rural Mixta de la Aldea Pucpalá, en San Rafael La Independencia, Huehuetenango. Es el sexto municipio con prioridad de intervención en el Pacto Hambre Cero. En el lugar se reconoce una vulnerabilidad nutricional muy alta, según el informe de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan).

En este año, 29 niños ingresaron por primera vez al primer año de primaria. Entre ellos está María del Carmen Francisco, la niña más pequeña del aula en peso (38 libras) y talla (1 metro). En el municipio, donde solo 2 de cada 10 infantes tienen las medidas normales, no es extraño que solo un niño de la clase alcance la altura normal (1.22 metros) y 4 el peso adecuado (47 libras).

En la escuela de Pucpalá están pegados en cada aula los cuadros de peso y talla que los encargados del Ministerio de Educación (Mineduc) recopilaron para la Sesan en abril. Sin embargo, José Pablo Francisco Andrés, director del establecimiento, jamás recibió el análisis de los resultados y “son necesarios para conocer qué acciones podemos tomar frente al problema”. El secretario de la Sesan, Luis Monterroso, reconoce que el retorno de la información ha sido una debilidad de la entidad, “pero la petición será tomada en cuenta”.

Claudia Francisco Juan, maestra de Comunicación y Lenguaje, está preocupada, “la mayoría de los alumnos se duerme en clase; y el proceso de aprendizaje lecto-escritura ha sido más lento”, comenta. La explicación de por qué el programa Hambre Cero funciona tan escasamente en el municipio no llega. Según Monterroso cada ministerio realiza sus propios esfuerzos y la Sesan sólo los coordina.

El ingreso familiar promedio en la aldea Pucpalá es de Q400 mensuales y las familias de 6 a 9 miembros. Los padres de familia aportan todas las semanas dinero a la escuela para comprar atol y pan. El desembolso para la refacción escolar del Ministerio de Educación llegó solo en enero. Tampoco se ha recibido la capacitación en el tema de desnutrición a padres y maestros que corresponde al mismo Ministerio según el programa Hambre Cero.

Las familias de Pucpalá recibieron fertilizante, semillas y el bono seguro, explica Francisco Andrés, “hace un mes (junio) aproximadamente se recibió el primer desembolso, pero no sabemos cuándo se recibirá de nuevo”, indica.

La situación es similar en otras aldeas del municipio. elPeriódico eligió al azar a diez presidentes de Comités Comunitarios de Desarrollo para preguntarles sobre la marcha del programa Hambre Cero. Solo 3 reconocieron haber recibido ayuda del programa.



No hay comentarios.

Deja un comentario aquí

Con tecnología de Blogger.
Sitio trabajado por